Si pudiera esquivar
esta ansiedad de correr
para ser otra
y sacarme al fin el disfraz
de la que ya no voy a ser…

Sería japonesa, geisha, masa filo,
intelectual en kimono;
El haiku que escribís
en tu noche mas oscura.
Me volvería verde pradera y
nube de tormenta de bocacalle.

Sería el silencio que ofrendás
cuando te hieren
y el grito que pegás
cuando te duele.

Si pudiera vivir sin alarma y sin karma
despertaría en un lugar
donde no exista el miedo.
Ahí donde se ama hasta muy tarde
jurando amor eterno.

Y nos iríamos a caminar
por esa galaxia
en la que sos de tan cómico
tan cósmico.