Volvió…
Agudo…
No lo pudiste reconocer, aislar, pudo, no pude dejar de pensar en la salida, labrándose la galería, en la oscuridad… Coordenadas sin nivel crítico, repetición inexorable: hacia atrás… el conducto… muy fino... dolor… frío… Error de diagnóstico… NY por París… lo hecho… ahora fue necesario: si levantara la niebla… - Tiene algo de onírico, dijo. La tela húmeda de la araña… el dolor crudo. Error de diagnóstico: la norma de la aparición... cuando no soleada la tela sin reflejo.
Volvió…
Casi imperceptible…
Elmer debiera de haber considerado los posibles desarrollos de la acción: la niebla, la huella dejada por el olvido: Goose.. R. Error de diagnóstico: labrar una galería delante del espacio vacío. Lloverá tres meses seguidos y después vino la niebla… Otra vez el frío… Elmer consideró mil veces lo que hará: abrir una galería… Posible error de diagnóstico, casi seguro… El Teide nevado podría no haber un Africa… la tierra negra no es roja… palos secos en la lava…
- La enterraron ahí nomás, junto a la casa a mi cuñadita…
- Ur, Ur, Ur…
- Yo tenía al perro.
Volverá
Agudo…
No sabrás que Berlín y París… colocar las máscaras de los diablos arriba del placard… los O´kp… apenas el monte, incendios: 2001 – era el infierno: Schule, dijo... quemaron la casa: Kuruvika… Elmer podría recordar las metamorfosis, los ciclos de proliferación, la mandrágora irónica de Cortazar… la niebla de Tuy: camino bloqueado: las huellas arcaicas: islas que emergen de entre la niebla, toda de El: por la mañana la perra duerme helada y tiritando en cualquier zanja a campo, húmeda de rocío… por la noche corren los O´kp: camino bloqueado, agitándote el dolor agudo... la niebla.
Volverá
Casi imperceptible…
Tlaxcala, Elmer apenas del monte frío tu niebla negada. Eliminar los rincones húmedos que favorecen la proliferación de mohos, líquenes y hongos… la marea… el frío: los O´kp y la venganza de la sangre… rejas, cerrojos seguros, considerando el tiempo que transcurrirá entre un estadio y el tirano K… nadar, nadar… hacer que la madriguera: zenotes… cruzar los Pirineos a pié… - puede que Elmer se haya roto un tendón, que de ninguna manera alcance a superar las cotas requeridas, la altura necesaria para pasar la noche no en vela en el camino a Temuco o Pamplona… Selva Valdiviana, agua que aflora entre las aracaurias… Arica.
Vuelve
Agudo
Saldo: ¿Quién sabe? No hay un pequeño árbol desgastado por el agua que haya visto tantas veces como para que conozca su interior: allí no lo hay. Las cuestiones de la agencia: la doble instancia… Sobretodo el invierno…
Vuelve
Casi imperceptible.
Alteraciones perceptivas, negadas, reconocidas: la figura femenina quedó paralizada en la pared: la bola de fuego!!! Será que la bola de fuego???? La teoría de la referencia, la naturaleza de las proposiciones, el puzzle de la sustitutividad y las variantes individuales libres. Su ojo. Symbiotica. Effechem. Upjohn. Effechem. No sé. No sé. 1) Bananas aladas sacan la mama 2) Gloria se acuesta con la polaca de panza blanca y blancas nalgas aladas en la playa de Granada suben las faldas correadas. Nasty. Dirty. Bears win for a day. – esperar días, digo: –esperar meses, digo: el instinto primordial es el Worringer colorido trascendental. Elmer consideró el mapa de Pontevedra que tenía alavistajuntoconlospapersinphilosophicallogicdeLewis para llegar a la conclusión ineludible que no le interesaba volver al santuario de las apariciones de la capilla de las Doroteas, en donde estuvo alojada la hermana Lucía. Cada vez hay más pinos quemados que bajan las cenizas llovidas. Casi no llega la magia de las montañas, el aislamiento de las islas, está todo allá en el Sur. Está clara la relación entre la secta y las distintas figuras: la enfermedad, el fatalismo, el exilio y los campos… las niñitas flacas parecen saberlo sin ninguna reflexión previa; en lo que no se ha reparado suficientemente es en las figuras... pensaste que Elmer...
- No estás atendiendo, dijo G.
- Ellos y yo iremos a la búsqueda del Dodo. No nos importan los gritos del legionario…
- Quedan los atolones. Jo sóc…
- La larva y la mariposa.
- Las islas.
Ariadna dejaba caer su libro hacia un costado, vendría desnuda… con los anteojos siempre puestos, de este lado de la ventana de vidrio, humedecida por el vaho y la niebla, pareció no importarle donde se cerrará…

Posible error de diagnóstico.