Ni a mi vida ni a la tuya ni a esto es
a lo que canto: tal es mi jactancia
de que mi amor abrasó tantos orbes

que te ruego también con la vaina
la empuñadura, el odio y la malicia
me mates de vos, me llores y olvides.