Contra tu sed un manantial de arena.
Contra tu hambre, aquel Libro añejo:
el Universo, angustia de Vallejo.

Canta lo que susurra la sirena,
mas canta atado al mástil y a la brisa:
quien lea ha de sufrir. Tuya es la risa.