Estoy recién despierta de un sueño, el último

Descubrí que ya no me habitan más los deseos

Todo queda en manos de una pequeña cerilla

Aquella seda albina de bordes destrozados

A la cual le queda sólo su nombre, esperanza.