...Vos observás desde abajo
cómo se sueldan mis manos
al aire que sobrepasa mi cabeza,
sin movimientos y con pánico,
vaciás los ojos.