Por momentos
el techo parece caerse
sobre la mesa
y las palabras desarmarse
sobre mis hombros.

Pero siempre hay una imagen
que recompone el ambiente,
un recuerdo que salva
a la memoria
y un suave olor a tierra
que me sacude el olvido.