"...la misma Eva Perón que exaltaba el hogar no presentaba ella misma un modelo de vida hogareña. Había salido de su casa materna a los 15 años y había peleado un lugar como actriz antes de ser la mujer de Perón y de casarse con él. Su figura fue siempre resistida desde instituciones como la Iglesia y las Fuerzas Armadas, y todo el antiperonismo, desde la izquierda a la oligarquía, la calificó sistemáticamente de prostituta.
Cabe preguntarse: ¿Qué escuchaban las obreras, las empleadas domésticas, las amas de casa de hogares proletarios, en los discursos de Eva Perón? ¿El mensaje literal, o el aliento de la mujer osada, que sin mayor consideración por la opinión ajena perseguía sus propios objetivos en un mundo hostil?"