Bocinazos, insultos, el gesto pícaro del chofer imponiendo el colectivo en un lugar imposible. La ley del más fuerte. La ciudad y sus miserias urbanas. Y de las otras. Un viejo tira de un carro repleto de cartones. Lo acompaña alguien que puede ser su compañera o una de sus hijas, ya que la vida se ha encargado de quitarle años y ahuecarle esperanzas. Pero sigue, acaso porque la esperanza es el único aliento que vive a la intemperie
1.1. verso de Las cosas claras, R. Santoro