Eneas avanza, espera y avanza. Se cansa, grita, corre,
se detiene, infla su pecho sólo para recuperar el aliento.
Tiene un cometido, un encargo, un compromiso. Es él mismo.
El brutal agobio de sus días es su propio destino.