Unos viejos juguetes desarmados están colgados del techo, y bajo cada uno de ellos hay un block de notas con fórmulas sobre conceptos de física y química. Hay un camión de bomberos, un barco pirata y hasta una nave espacial. Un soldado, un dinosaurio y una pelota playera de vivos colores. Enfrentada a la puerta, una mesa de trabajo de madera con una importante cantidad de herramientas, y sobre la pared una serie de tuberías conectadas a distintos contenedores de gases que están bajo la mesa. Un brazo mecánico con una lupa de precisión está abrazado al borde de la mesa y bajo el lente, un complejo diseño de circuitos electrónicos.

Robertito acomoda sus lentes, toma un lápiz y se recuesta sobre la cama. Está frustrado por no haber recibido lo que esperaba. Mientras mordisquea el lápiz, observa el paquete, que le entregara hace unos momentos el portero Gabriel, y se pregunta qué habrá dentro...